trabajadoras y trabajadores de la Cooperativa Renacer Patrimonial un “sistema de gestión de residuos que considere una economía circular”, que permita un mejor servicio de aseo para la comunidad, mayores conocimientos para las y los trabajadores y menor impacto en la naturaleza.
El pasado jueves 12 de octubre comenzaron a llegar hasta el Parque Quintil de Valparaíso, ubicado en la Subida Santos Ossa s/n, decenas de trabajadoras y trabajadores del Aseo para participar de las capacitaciones de reciclaje y gestión de residuos guiadas por la Fundación Reciclo Valparaíso e Imaginario Producciones.
La jornada comenzó a las 10 de la mañana, en un ambiente muy agradable y cargado de emoción donde las y los participantes, realizaron individual y colectivamente la tarea de visualizar el trayecto diario que ellos y ellas realizan en un día normal de trabajo, haciendo énfasis en ciertos hitos. Posteriormente, ya en grupos, comenzaron las reflexiones personales y los registros colectivos, logrando construir un mapeo de percepción de los territorios a partir de los relatos orales.
 
Mapeo colectivo

Gestión de Residuos: La urgencia del Reciclaje en Valparaíso

A partir de una breve introducción a la gestión de residuos, las y los trabajadores comenzaron a identificar las acciones relacionadas con las operaciones diarias de aseo, como son: la gestión domiciliaria de residuos, recolección, transporte y disposición final.
Poder capacitarse en la gestión de residuos resulta un desafío urgente, aceptado por la Cooperativa Renacer Patrimonial, quienes luego de este curso podrán capacitar a Juntas de Vecinos, organizaciones sociales y personas interesadas.
La semana pasada trabajadoras y trabajadores comenzaron a problematizar sobre cómo ellos reciclan actualmente en la Cooperativa, sus propias condiciones laborales, el contexto social y las barreras y desafíos que tiene implementar un nuevo sistema de reciclaje en Valparaíso.
Algunos de los problemas identificados son la responsabilidad de identificar vidrios y jeringas en la basura. Bolsas, tambores y sacos que se llenan de agua al contener basura suelta. Fallas en los propios camiones, sobrecarga. Muy poco personal de aseo, especialmente para las jornadas nocturnas y fines de semana. La dificultad de recoger la basura en ciertos sectores de la ciudad, entre muchos otros indicadores.
Frente a este panorama, trabajadores y trabajadores identifican la necesidad de educar a la comunidad y generar conciencia en los hogares porteños sobre el manejo de residuos, lo que se continuará profundizando durante las próximas semanas, cada vez con mayores herramientas sobre los ciclos de vida de los productos, la economía circular y los nuevos paradigmas en la gestión de recursos para contribuir al buen vivir y la conciencia de la comunidad respecto al cuidado de la naturaleza y la convivencia con otros humanos y seres vivos.
 
Trabajadoras y trabajadores del Aseo recorriendo el Parque Quintil